Artículos

MIT4.
_
Formación
_
de
_
desarrolladores
_
hacia
_
el
_
(intra)emprendimiento

480Academy · Be Cuatroochenter

El programa educativo que fomenta el emprendedurismo colaborativo de base tecnológica en la UJI con el respaldo de Cuatroochenta alcanza su cuarto curso facilitando el acceso del alumnado al mercado laboral.

Una app sincronizada con un smartwatch para prevenir abusos sexuales (SonderWo), plataformas para poner en contacto de forma ágil a autónomos (Jobinhood) o a artistas con promotores (Book an Artist), una web para encontrar los componentes informáticos que respondan las necesidades de forma personalizada (SecsDB) o un juego que ayuda a niños y niñas con TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad; AssistantToy).

Son solo algunos ejemplos de los proyectos presentados este curso en el programa educativo MIT4, que coordina los contenidos de tres asignaturas (Ingeniería del Software, Metodologías Ágiles e Iniciativa Empresarial) en las titulaciones de Ingeniería Informática y Matemática Computacional de la Universitat Jaume I de Castelló. El objetivo, “generar un contexto de aprendizaje para que el estudiantado emprenda sus propios proyectos de creación de empresas de base tecnológica”. Es decir, contribuir a que desarrolladores en formación aprendan no solo a idear proyectos desde el punto de vista técnico, sino también a nivel de negocio y la comunicación.

Una iniciativa impulsada en 2015 por los profesores de la UJI Merche Segarra, Óscar Belmonte y Reyes Grangel y el director técnico y socio fundador de Cuatroochenta, Sergio Aguado (también ex alumno), que ha ido creciendo y sumando colaboradores cada curso hasta alcanzar la decena de empresas e instituciones mentoras y evaluadoras, como Lanzadera, Nayar Systems, IoTSens o Espaitec. El MIT4 recibió en 2016 el Premio SISTEDES, que otorga la  Sociedad de Ingeniería de Software y Tecnologías de Desarrollo de Software para reconocer la calidad y la innovación educativa, de referencia a nivel nacional. Aunque su principal aval son los cerca de 40 proyectos presentados por 200 alumnos durante 4 cursos consecutivos.

0
proyectos

Entre los resultados y las conclusiones de estos cuatro años, los promotores del MIT4 destacan la transferencia de conocimiento de I+D “real” de la universidad al sector productivo que supone el proyecto, así como el “fomento del emprendimiento” y el “trabajo colaborativo en equipo”, pero sobre todo dos aspectos que consideran fundamentales y diferenciales, que también refrenda el alumnado participante:

1. Poner a prueba el trabajo de clase con expertos profesionales

Merche Segarra, profesora del Departamento de Administración de Empresas y Marketing de la Universitat Jaume I que imparte la asignatura de Iniciativa Empresarial en los citados grados, destaca que “abrir el trabajo que se hace en clase para someterlo al feedback de profesionales del ámbito empresarial e institucional es la clave, porque ahí es cuando se ve la calidad de los proyectos y la posibilidad de que puedan continuar con ellos profesionalmente”.

“Para los alumnos es muy importante, no solo la presión de tener que hacer una presentación final de su proyecto ante profesionales reputados, sino la participación de esos mismos profesionales en algunas fases de su desarrollo”.

Merche Segarra (profesora de Iniciativa Empresarial en la UJI)

En esa línea, Sergio Aguado subraya como “gran logro del proyecto haber involucrado a gente de la experiencia del director de proyectos de Lanzadera, Rubén Marzal, el CEO de Nayar System, Alexis Nadal, o el CIO del Grupo Gimeno, Miguel Ángel Royo, a los que es muy complicado sacar de su día a día, lo cual es muy de agradecer”.

2. Inserción laboral, emprendimiento e intraemprendimiento

La principal prueba del éxito de la iniciativa educativa en la que participa Cuatroochenta es que ha servido al alumnado para acceder al mercado laboral o como plataforma hacia el emprendimiento o el intraemprendimiento, uno de los puntos que sus promotores consideran más relevantes. “Muchos de los alumnos han ganado concursos, han sido seleccionados para programas de incubación o de emprendimiento y, de forma individual, están emprendiendo por su cuenta o dentro de empresas”, según explica Merche Segarra.

De hecho, uno de los obstáculos para seguir adelante con sus proyectos es, precisamente, la propia inserción laboral: “Hay varias razones por las que es difícil que un proyecto pueda cuajar, como el hecho de que los equipos sean de 4 o 5 personas, pero una de las primeras es que consiguen un contrato incluso antes de terminar la carrera”. Además de las oportunidades laborales, Sergio Aguado destaca la multidisciplinariedad que potencia el MIT4 en el alumnado:

“Para las empresas tiene un gran potencial el perfil de técnico-emprendedor que se trabaja en este proyecto, porque son personas que terminan siendo capaces de emprender también dentro de la compañía con un sentido del negocio, lo cual es muy importante para que no pierdan su carácter innovador”.

Sergio Aguado (CTO y socio fundador de Cuatroochenta)

La inserción laboral y el intraemprendimiento que ha propiciado el MIT4 en estos cuatro años se comprueba en Cuatroochenta, donde ex alumnos como Aarón Molés, Valeriu Gavriluta, Catalín Denís Damián, Miguel Amela o Adrián Picazo forman parte del equipo como desarrolladores, con distintas responsabilidades y especialización, tanto en proyectos app como de software avanzado.

Contexto de aprendizaje del MIT4

  • Facilitar el trabajo colaborativo entre estudiantes de distintas titulaciones en el desarrollo de proyectos emprendedores.
  • Estimular los comportamientos proactivos del estudiantado dirigidos a emprender proyectos propios.
  • Profesionalizar el trabajo académico mediante la colaboración con empresas y otros agentes en el desarrollo y difusión de los proyectos.
  • Fomentar una cultura emprendedora y colaborativa entre agentes del entorno local.

Vincular a los alumnos con las instituciones y el tejido industrial de su entorno de manera que se favorezca la transferencia de conocimiento.