Artículos

Dispositivos
_
IoT
_
para
_
garantizar
_
la
_
eficiencia
_
en
_
el
_
hogar
_
y
_
en
_
la
_
empresa

Desarrollo app  ·  Transformación digital

Con el internet de las cosas y la tecnología 5G llega la implantación definitiva de maquinaria y dispositivos conectados a la red controlados y gestionados mediante apps, para aportar seguridad y ahorro en entornos domésticos y permitir la reducción de costes y la mejora de procesos en las compañías.

Un cruce, semáforo en rojo para vehículo rodado y en verde para peatones. Ningún transeúnte esperando y una cola de coches que va en aumento. Automáticamente, el semáforo pasa a verde y en cuestión de segundos la cola de vehículos se disuelve. Una cama articulada capaz de modificar la posición del usuario cuando el sistema, vía app móvil, detecta ronquidos para cambiar la postura automáticamente con el objetivo de garantizar la calidad de su sueño. Una pulsera inteligente que permite detectar arritmias en tiempo real para la prevención del ictus. Contenedores de reciclaje que informan de su nivel de llenado permitiendo planificar la ruta de recogida sobre la marcha. Y, como estos, otros cientos de casos que tienen en común la conexión de un dispositivo físico y cotidiano con el IoT (Internet of Things) para transmitir datos a la red.

El crecimiento de los dispositivos conectados al internet de las cosas es exponencial y, dependiendo de quién sea el sujeto beneficiario de esa conexión, tiene una utilidad diferente, habitualmente de mucho valor.

Cuando la conexión de máquinas o aparatos se vincula al internet de las cosas por parte de empresas o para la prestación de servicios se consigue automatizar procesos, lo que se traduce en eficiencia: reducción de costes, de tiempos y mejora de resultados.

Los beneficios aplican a sectores tan diversos como agricultura y medio ambiente, edificios y smart cities y servicios públicos. Ditrendia apunta que las compañías apuestan por el uso y desarrollo de dispositivos conectados por razones como la reducción de costes (44%), la mejora de los procesos (37%), la productividad (33%) o la competitividad (33%). 

 

Cuando la conexión del dispositivo a la red afecta al consumidor final consigue mejorar la calidad de vida del usuario o, simplemente, hacerle la vida más fácil. Nos hacemos la vida más fácil cuando podemos cocinar en remoto desde nuestro móvil gracias a la conexión a través de una app con el robot de cocina y ganamos en calidad de vida cuando tras un viaje de fin de semana, llegamos a casa y la temperatura es agradable gracias a haber programado la calefacción.

¿Las razones que llevan a los usuarios a utilizar dispositivos conectados? La seguridad (72%), el ahorro de tiempo (57%) y el ahorro de dinero (45%), según indica el Informe Ditrendia Mobile en España y en el Mundo 2020.

El móvil como habilitador

Gran parte de los dispositivos conectados a internet pueden controlarse desde aplicaciones, por lo que el smartphone se posiciona como habilitador. Cuando hablamos de la experiencia del usuario final y de la vinculación de aparatos a la red (vehículos, electrodomésticos, ropa, etc.), el móvil es la herramienta que permite centralizar los datos que transmite el dispositivo, de forma que el usuario puede controlar su uso y monitorizar su actividad. 

En este sentido, tal y como indica Deloitte en el estudio de Consumo Móvil en España, los dispositivos IoT con mayor penetración son los relacionados con el entretenimiento, el confort y la seguridad en el hogar, junto a sistemas de iluminación y climatización inteligente. 

Más que un producto o servicio, el usuario busca una experiencia 

¿Por qué apostar por el desarrollo de apps conectadas a dispositivos y servicios complementarios para el cliente final?

Consultar proyectos

Tecnología 5G

El internet de las cosas es el responsable del aumento de aparatos conectados a internet y, junto a la irrupción de la tecnología 5G, que ampliará la capacidad de la red, se prevé el desarrollo de más aplicaciones enfocadas principalmente al control de los hogares inteligentes

Desde sensores que detectan fugas de agua, escapes de gas o incendios, pasando por el control de puertas, persianas, ventanas, detectores contra allanamientos o climatización en remoto, hasta llegar a wearables que pueden notificar alertas si el usuario necesita de la atención del servicio de emergencias médicas. Con el internet de las cosas, los usuarios podemos controlar nuestra casa y nuestra propia actividad a través del móvil. 

En el ámbito global, las ventas de wearables aumentan anualmente. Según Ditrendia, en el primer trimestre de 2019, las ventas de estos dispositivos conectados alcanzaron los 49,6 millones de unidades (un 55,2% más que en el mismo trimestre del año anterior). Concretamente, los relojes inteligentes supusieron el 62% de la cuota de mercado.

 
Fuente: IA

“La mejor gestión de las redes móviles, incluso en sitios de poca cobertura, y la poderosa reducción de tiempos de espera en red (latencia) son las grandes impulsoras del despegue de los dispositivos conectados al internet de las cosas (IoT)”.

 Observatorio Vodafone. 

La previsión es que, al cierre de 2020, más de 50.000 millones de dispositivos estén conectados y enviando información a la red. 

Según la consultora Gartner, la mayoría son dispositivos de consumo, desde altavoces inteligentes hasta relojes y cerraduras de puertas. El resto aplica a las empresas: dispositivos médicos, sensores de motor, robots industriales o controladores de HVAC. 

El tándem: dispositivo y app

Empresas como Miniland, que con un desarrollo específico como la app EmyBaby, han posicionado a la firma en la gama de producto tecnológico, contribuyen a la diferenciación en el mercado. 

El desarrollo de aplicaciones conectadas a dispositivos, maquinaria o servicios permiten a las empresas adaptarse al mercado y alcanzar a un consumidor que no solo busca la adquisición de productos y servicios, sino una experiencia de compra y de consumo.

La cama antironquidos, la pulsera que permite detectar arritmias, los semáforos que gestionan el tráfico de forma inteligente o los contenedores que envían información sobre el volumen de llenado para optimizar la planificación de rutas de recogida no son más que el punto de partida de una demanda real de consumidores y compañías por mejorar la experiencia de usuario y los resultados empresariales y que, actualmente y gracias al desarrollo de la tecnología que hace posible la conexión, cuenta con todos los mimbres para cumplir con el crecimiento exponencial que indican las previsiones.

¿Necesitas más información o asesoramiento? Contacta con nosotros.

Llámanos

964 377 943

Habla ahora con un consultor de Cuatroochenta

silenzze-form

Contactar