Entrevistas

Rocío
_
Vidal
_
(La
_
Gata
_
de
_
Schrödinger):
_
“Las
_
apps
_
de
_
salud
_
necesitan
_
sellos
_
de
_
calidad”

480Academy · Charlas #EnModoAvión · eHealth

Bajo el pseudónimo de La Gata de Schrödinger, la periodista y youtuber nos habla de ciencia, tecnología y su canal con motivo de la Charla #EnModoAvión sobre eHealth organizada por Cuatroochenta con la SEC.

Ciencia y pensamiento crítico son las premisas sobre las que se mueve la periodística científica Rocío Vidal o, como es conocida en el mundo de Youtube y las redes sociales, La Gata de Scrhödinger, alter ego del que se vale para hablar y reflexionar sobre ciencia.

Rocío Vidal fue la encargada de moderar la Charla #EnModoAvión “¿Puede curar un móvil?” sobre tecnología y salud organizada por la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y Cuatroochenta en la Casa del Corazón de Madrid, en la que participaron Domingo Marzal, Carme Carrion, Borja Adsuara y Carolina Egea.

“En un mundo en el que hay más de 300.000 aplicaciones tenemos que saber discernir entre lo que es fiable o no. Es necesario que se fomenten sellos de calidad”

Rocío Vidal (La Gata de Schrödinger)

Divulgación científica y Youtube: La gata de Schrödinger

Con “la evidencia científica por bandera”, Youtube se ha convertido en su hábitat para poder hablar sobre ciencia: “Para mí es un medio, no un fin”.

Detrás de La Gata de Schrödinger, que en un principio nace como un blog y se ha convertido en un canal de Youtube que cuenta con más de 200.000 suscriptores, se encuentra un gran trabajo de documentación y una selección de temas que van  desde psicología positiva, homeopatía o el consumo de carne hasta feminismo, política, religión, fútbol (ataviada con la camiseta del equipo de su ciudad, el CD Castellón)  e incluso sexo oral (con el apoyo del Institut Caralà d’Oncologia y el Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge); eso sí, siempre desde una perspectiva científica-tecnológica, educativa y entretenida.

“¿Puede coger nuestros datos una app de salud que no sea fiable y venderlos? Es un poco como la distopía de Black Mirror: ¿hasta dónde nos van a controlar?, ¿cuál es el límite? Ahí es donde hay que buscar el debate”