Artículos

La
_
smart
_
city,
_
del
_
desafío
_
tecnológico
_
al
_
cultural

480Academy  ·  Charlas #EnModoAvión  ·  Smart City  ·  Transformación digital

Una tecnología humanizada, una ciudadanía empoderada y empresas y administración responsables. Así se esbozó el modelo de smart city ideal en la charla temática #EnModoAvión en València, en la que el reto cultural que supone la digitalización de las ciudades superó una visión tecnocentrista.

Un modelo de ciudad más centrado en las personas, sostenible y habitable, en el que la tecnología esté al servicio de sus aspiraciones. Ese fue el principal argumento que Antonio Rodríguez de las Heras, Bianca Dragomir, Ramón Ferri y Joan Olmos expusieron en la Charla #EnModoAviónLógica humana para smart cities, organizada por Ciudadanos Digitales y Cuatroochenta con la colaboración de Pavasal y Valencia Plaza el pasado mes de diciembre en el espacio cultural-gastronómico Convent Carmen de València, con una buena asistencia de público a pesar de la fuerte tormenta.

Los expertos del ámbito del pensamiento, la investigación y la gestión de la smart city hablaron de tecnología y sus aplicaciones, especialmente de big data y movilidad, y sobre todo debatieron sobre el abrupto reto cultural, medioambiental, urbanístico pero también socio-económico y político, que plantea la transformación digital de las ciudades para las personas. De cómo revertir las distopías de la ficción televisiva que les planteó la moderadora, la periodista Mariola Cubells, para que la tecnología contribuya a que el entorno urbano tenga realmente futuro.

Puedes comprobarlo en el vídeo completo de la charla, realizado por Micrea Film Projects:

Ponentes y moderadora para debatir sobre la smart city

Antonio Rodríguez de las Heras


Catedrático de Humanidades y director del Instituto de Cultura y Tecnología.

Bianca Dragomir


Directora general de AVAESEN, European Cluster Manager of the Year.

Ramón Ferri


Jefe de la Oficina Ciudad Inteligente del Ayuntamiento de València.

Joan Olmos

Doctor ingeniero de Caminos y profesor de Urbanismo en la UPV.

Mariola Cubells


Periodista, analista de televisión en la Cadena SER y gestora cultural.

Charla #EnModoAvión 'Lógica humana para smart cities'

Desafíos para la ciudad inteligente

El cambio cultural de la ciudadanía

“Caminamos por la ciudad sin mirar a nada ni a nadie, debido a esa nueva forma de contaminación que es la pantalla. Nos concentramos cada vez más, pero eso nos impide mirar al otro y mirar al entorno. La ciudad se está convirtiendo en una gran máquina que nos abduce y necesitamos comunicarnos con ella para que no nos domine”. Así lo expuso el catedrático de Humanidades Antonio Rodríguez de las Heras, que lleva desde los años 70 reflexionando y haciendo divulgación sobre el impacto de la tecnología en la sociedad, como ahora en la revista Retina de El País.

De las Heras se refirió al ser protético, con esa extensión indisociable de su cuerpo en la que se han convertido los dispositivos móviles, que le permiten vivir en un tiempo prácticamente “sin lugares y sin demoras”. Pero lo planteó como un “reto maravilloso”, que va a generar “cambios culturales profundos” para los que la ciudadanía se ha de empoderar con el objetivo de participar en ellos para que respondan a sus necesidades.

Humanización de la tecnología y sostenibilidad

Bianca Dragomir, directora general de la asociación líder en el sector de las tecnologías limpias en España (AVAESEN) y coordinadora del primer Think Tank Smart Cities en España, también dio una visión en positivo sobre el desafío al que se están enfrentando las ciudades de la mano de la tecnología. “La ciudad es el ámbito perfecto para dar solución a los grandes retos energéticos y medioambientales que se le están planteando a la humanidad; para pasar de ciudades del futuro, frías, distantes y verticales, a ciudades con futuro; del qué al para qué, para apostar realmente por una tecnología más humanizada”.

Así, puso el ejemplo de la generación de energía solar en viviendas particulares que, a su vez, pueden almacenar y compartir con su comunidad, reivindicando la figura del “prosumidor” responsable.  En la misma línea, Joan Olmos apuntó que “la tecnología nos puede ayudar a vivir mejor, pero no la sacralicemos”.

Espacio público y movilidad

El doctor ingeniero de Caminos y profesor de Urbanismo también subrayó “la importancia del espacio público en las ciudades, en el que nos encontramos físicamente; es el espacio más democrático porque nos iguala a todos”. Y puso el acento en la “responsabilidad directa en la crisis ambiental en la que estamos”, haciendo referencia a que las ciudades del mundo ocupan solo el 3% del planeta, pero representan entre el 60% y el 80% del consumo de energía y el 75% de las emisiones de carbono, según Naciones Unidas.

Abundando en esta idea, Rodríguez de las Heras pronosticó el progresivo crecimiento expansivo de las ciudades, haciendo todavía más grandes las distancias, hasta el punto de que “se nos va a chorro la vida exclusivamente desplazándonos a los sitios”, para lo que la ciudadanía y la administración también han de buscar respuestas en la tecnología.

Administración y empresas responsables con la gestión de datos 

Otro de los puntos clave en torno a los que giró el debate fue, como ya ocurrió en la charla #EnModoAvión sobre eHealth de 2018 en la SEC de Madrid, la privacidad y la gestión de la información por parte de la administración y las empresas. “Si queremos una administración proactiva que personalice servicios, eso requiere tener acceso a datos con el correspondiente consentimiento; no para saber qué está haciendo ninguna persona en concreto, sino por el bien común, por ejemplo, para mejorar las políticas de movilidad”, explicó el jefe de la Oficina Ciudad Inteligente del Ayuntamiento de València, Ramón Ferri, quien defendió el comportamiento ético de las personas que integran los departamentos técnicos de la administración pública.

A este respecto, Bianca Dragomir abogó por un “modelo propio europeo, responsable con la gestión de los datos y transparente y accesible a la ciudadanía”, para diferenciarse del norteamericano y del chino, en el que priman los intereses de las multinacionales o del estado, respectivamente, según explicó.

“La ciudad es el ámbito perfecto para dar solución a los grandes retos que se le están planteando a la humanidad; para pasar de ciudades del futuro a ciudades con futuro; para apostar realmente por una tecnología más humanizada”

Bianca Dragomir (Directora general de AVAESEN)