fbpx
Artículos

Los
_
cimientos
_
de
_
la
_
identidad
_
digital
_
sobre
_
blockchain

480Academy  ·  Blockchain

Uno de los modelos referentes de identidad digital soberana es el de Alastria ID, en el que ha colaborado Cuatroochenta a través de 4TIC. Su objetivo es que tengamos el control de nuestra información personal, con las garantías de seguridad que aporta blockchain y las múltiples implicaciones para los negocios.

Cualquier empresa que quiera disponer de una cuenta corriente en un banco ha de facilitar a la entidad una copia del DNI del representante legal. Si la compañía tiene cuentas en otros bancos, debe ofrecer esa copia a cada uno, multiplicando trámites y riesgos de seguridad, ya que esa documentación se expone muchas más veces a una posible sustracción de información. Esto es lo que pasa hoy en día, pero imaginemos un escenario en que la empresa no tuviera que ofrecer ningún documento físico ni electrónico, sino que simplemente permitiera al banco acceder al número de DNI, a través de su wallet, una especie de monedero digital. Este mismo mecanismo serviría, por ejemplo, para hacer los trámites para ser proveedor de un negocio o para licitaciones en administraciones públicas. Detrás de este sistema está la identidad digital soberana, conocida por sus términos en inglés como Self Sovereign Identity (SSI).

La SSI está detrás de la identidad digital europea, recientemente presentada por la Comisión Europea y sustentada en la tecnología blockchain, que permite distribuir en una red el control de la información y validarla sin intermediarios.

Con este modelo, la persona o la empresa pasa a ser propietaria de su identidad digital y, por tanto, de las credenciales que la conforman. Entendemos por credencial, cualquier dato identificativo, como puede ser el número de DNI o NIF, el carnet de conducir, un título universitario, una aptitud profesional o la cuenta bancaria. Pensemos, por ejemplo, en una persona que debe acreditar que es mayor de edad. Con este sistema, no es necesario que aporte el DNI con todos los datos personales que recoge, sino una credencial verificable (VC) en que una administración confirma esa mayoría de edad preservando la privacidad de los datos.

Esto supone un cambio de 180 grados hacia un modelo descentralizado, ya que ahora mismo estamos regalando datos a las compañías tecnológicas cada vez que accedemos a sus servicios. Entramos a Amazon, por ejemplo, con la contraseña de Google y, así en multiplicidad de servicios, de manera que cedemos nuestro currículum a Linkedin, nuestro historial de compras a Amazon y nuestro historial de visualizaciones a Netflix. Y eso es, precisamente, lo que quiere evitar la Unión Europea con su proyecto de identidad digital.

Roles y flujos de datos

Roles y flujos de datos

El objetivo es que compañías y personas sean propietarias de sus credenciales y decidan con quién comparten los datos. El proyecto europeo pretende que el móvil sea como la cartera donde llevamos toda la documentación. Estará disponible para todas las personas residentes y empresas de la Unión Europea, pero su uso será voluntario y no sustituirá a los carnés electrónicos.

«Podremos decidir cuánta información nuestra queremos compartir, con quién y para qué. Es una oportunidad única para profundizar en lo que significa vivir en Europa y ser europeo»

(Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva ‘Una Europa adaptada para la Era Digital’)

¿Cómo se construye la identidad digital?

Este marco de identidad digital europea parte de la European Self-Sovereign Identity Framework (ESSIF), que es la propuesta europea de identidad soberana y que es uno de los cuatro casos de uso de la infraestructura europea de servicios blockchain EBSI, lanzada en 2019 por los estados miembros y la Comisión Europea, para mejorar los servicios transfronterizos, la movilidad y reducir el impacto ambiental de papel y transporte, además de cumplir la normativa europea de privacidad y protección de datos. A su vez, todos estos proyectos se fundamentan en el reglamento eIDAS que regula las bases de la identificación electrónica, la autenticación y la certificación en sitios web de la Unión Europea y que ya recoge el concepto de “credenciales verificables” del que ha definido un estándar el World Wide Web Consortium (W3C).

0

En 2030 el 80% de la ciudadanía utilizará una solución de identificación electrónica, según las estimaciones de la UE.

Ahora los estados miembros tienen hasta septiembre de 2022 para trabajar en el diseño de la arquitectura y los estándares técnicos. La idea es que ese mismo año se empiecen a probar los proyectos pilotos. Paralelamente, muchos países contemplan proyectos de implementación de soluciones de administración electrónica, aprovechando además iniciativas que se han desarrollado en los últimos años con la vista puesta en los usos de la SSI.

Beneficios de la identidad digital

Persona o empresa propietaria de su identidad digital

No dependencia de terceros ni intermediarios

Menor riesgo de exposición de información

Reducción de burocracia y trámites

Disminución de costes

Mayor confianza y seguridad

Alastria ID, un modelo de SSI diseñado para ser jurídicamente vinculante

En España, el consorcio multidisciplinar Alastria, del que es socio Cuatroochenta, ha desarrollado de forma colaborativa entre más de 200 miembros Alastria ID, un modelo técnico de identidad digital basado en los estándares internacionales, que quiere aprovechar las capacidades de blockchain y de la SSI. La compañía 4TIC, adquirida en 2020 por Cuatroochenta, colaboró en este proyecto durante dos años, junto a otras firmas como Everys, Inetum, Grant Thornton, Deloitte o Santander. En concreto, participó en el desarrollo de una plataforma de pruebas para que cualquier empresa que quisiera utilizar el entorno de Alastria ID pudiera autoverificar que su sistema cumplía, a nivel técnico, con las bases definidas por el consorcio.

ID Generation

Credentials

Authentication

Presentations

Mediante una app, “los usuarios tendrán el control sobre las transacciones asociadas a su identidad y podrán acceder a diferentes servicios”. Este protocolo se ha convertido en un referente, tanto en España como en el resto de Europa. Alastria ID estará desplegado como una de las aplicaciones básicas de la infraestructura blockchain del consorcio. De los 126 nodos que conforman la cadena de bloques regular de Alastria, uno está instalado en Cuatroochenta.

Blockchain, clave en la identidad digital

Aunque la SSI es un modelo que se trabaja desde hace un par de décadas, la irrupción de la tecnología blockchain le ha dado un gran impulso. Y es que cada emisión o verificación de una credencial se registra en la cadena de bloques. En la actualidad, es difícil encontrar tecnologías que tengan una adopción regulatoria tan avanzada, de hecho, el desarrollo tecnológico de la identidad digital va a la par de la reglamentación y en España la Asociación Española de Normalización, UNE, ya ha publicado el primer estándar mundial sobre identidad digital descentralizada blockchain.

Aunque tardaremos aún en utilizar este wallet digital, está claro que hay proyectos como el de Alastria que han hecho los deberes a tiempo y han desarrollado los cimientos para que empresas y personas adopten la identidad digital soberana.

Volver arriba