Artículos

Gestión
_
digital
_
de
_
la
_
sostenibilidad
_
como
_
ventaja
_
competitiva

FAMA  ·  Transformación digital

La sostenibilidad, además de una exigencia legal y de principios, es rentable y genera valor y reputación ante consumidores, empleados e inversores. Su monitorización a través de la digitalización garantiza que se gestione de una forma optimizada y estable en términos económicos, sociales y medioambientales.

Con el modelo que se detalla en el llamado “Libro Verde” (*), marco europeo para promover las prácticas de RSC (Responsabilidad Social Corporativa), las empresas adquieren un papel protagonista en la aplicación de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) marcados en la Agenda 2030. A través de ellos, deben asumir su responsabilidad sobre los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan en la sociedad y en el medio ambiente, contribuyendo al desarrollo sostenible, la salud y el bienestar de la sociedad, en coherencia con la legislación vigente y la normativa internacional.

0

De las compañías españoles mencionan los ODS en sus informes, por el 72% a nivel mundial

0

De las compañías españolas incluye objetivos ligados a ODS concretos, por el 14% mundial

Desde nuestra experiencia en el desarrollo de proyectos tecnológicos relacionados con la sostenibilidad, para alcanzar este compromiso por parte de las compañías, se deberían tener en cuenta dos elementos clave:

  1. La implicación de toda la organización: la sostenibilidad ya no es responsabilidad de un área concreta, por lo que uno de los grandes retos es conseguir que forme parte de la cultura de toda la organización.
  2. La adopción de la tecnología adecuada para hacer frente a este contexto cada vez más cambiante y exigente: facilitar la medición de impactos, automatizar la obtención de indicadores, agilizar los procesos de auditoría, proporcionar información clara y concisa a los inversores, etc. Todo ello con una adaptación constante a un marco normativo cada vez más estricto.

Este nuevo modelo está comprometiendo las estrategias de negocio de muchas compañías, no sólo como contribución a una necesidad global, sino también en niveles de rentabilidad y generación de valor, tanto como ventaja competitiva y reputación de marca ante consumidores, empleados e inversores, como en criterios de contratación. Sin ir más lejos, las administraciones y entes públicos ya imponen a las empresas proveedoras criterios medioambientales y sociales en sus licitaciones, tal y como se recoge en la Ley de Contratos del Sector Público, y más de la mitad de las empresas del IBEX-35 evalúa a sus proveedores bajo criterios de Responsabilidad Social Corporativa.

Además, de acuerdo a la Ley en materia de la Información no Financiera y Diversidad (Código de Comercio), las sociedades o empresas que cumplen unos requisitos determinados están obligadas a aportar anualmente, en sus Memorias de RSC, el reporting de toda la información necesaria para comprender aspectos como la evolución, los resultados, la situación de la sociedad o grupo de sociedades y el impacto de su actividad respecto a cuestiones medioambientales, sociales, de derechos humanos y de lucha contra la corrupción y el soborno, así como a cuestiones relativas a los trabajadores. En este sentido, es necesario disponer de indicadores clave de todos los aspectos no financieros y apoyarse en soluciones tecnológicas que permitan gestionar y homogeneizar la gestión de toda la información relacionada con el ámbito de la sostenibilidad en su máxima expresión: desde la información relacionada con las normas de calidad/ ISO, hasta la gestión de residuos y procesos de economía circular, pasando por el cálculo de la huella de carbono, de producto/servicio o hídrica.

Por otro lado, un gran volumen de las líneas de financiación, incentivos y ayudas que se abren desde la Unión Europea se orientan a la sostenibilidad. Sin ir más lejos, los fondos Next Generation EU tienen el ambicioso propósito de que la Unión Europea sea el primer continente climáticamente neutro en 2050, por lo que el cálculo de la huella y la reducción de las emisiones y residuos va a ser vital en todos los sectores.

O el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) de Economía Circular, un plan destinado a acelerar la transición hacia un sistema productivo más eficiente y sostenible en el uso de materias primas, que pretende dar cumplimiento a los objetivos contenidos en la Estrategia Española de Economía Circular para el año 2030 y posicionar a España como referente internacional en la gestión, reciclaje y reutilización de residuos.

La digitalización y la sostenibilidad como garantía de éxito

Tal y como se desprende del VIII Observatorio de sostenibilidad y ESG, organizado por el diario Expansión, digitalización y sostenibilidad serían los principales ejes para la transformación económica y la salida de la crisis provocada por la pandemia: “La sostenibilidad se ha consolidado como uno de los ejes fundamentales para la recuperación económica tras la crisis sanitaria. En el mismo plano, la digitalización desempeña un papel trascendental para impulsar avances en los tres pilares del desarrollo sostenible: el económico, el social y el medioambiental”.

Desde el punto de vista de la tecnología, teniendo en cuenta las exigencias actuales que se encuentran las organizaciones en materia de sostenibilidad y en previsión de que van a ir a más, la tendencia está siendo la de contar con un aliado tecnológico que, a la misma vez, sea el desarrollador de la solución, con el objetivo de agilizar al máximo los tiempos de implantación, facilitar la adaptación del software a la idiosincrasia de cada organización y contribuir, de este modo, a su competitividad.

En Cuatroochenta, damos respuesta a las necesidades expuestas a través de nuestras soluciones FAMA SOStenible para la automatización y gestión centralizada e integrada de los diferentes aspectos relativos al ámbito de la sostenibilidad:

Algunos ejemplos:

Cálculo de huella de carbono y huella hídrica

  • Benchmarking entre espacios: detección de posibles fuentes de ahorro.
  • Seguimiento de medidas de ahorro implementados, cálculos de ROI.
  • Detección precoz de anomalías.
  • Automatismos para la obtención del sato.
  • Obtención automatizada de indicadores a todos los niveles.

¿Necesitas una herramienta que te ayude a optimizar y gestionar de forma centralizada e integrada todos los aspectos relativos al ámbito de la sostenibilidad?

Contacta con nosotros

_____

(*) En el año 2000, la cumbre de Lisboa establece como objetivo convertir a Europa en una economía competitiva capaz de lograr un crecimiento económico sostenible con una mayor cohesión social, por lo que se acuerda publicar en 2001 el llamado “Libro Verde”, que plasma las líneas de la política gubernamental europea en RSC.

*Versión extendida del artículo de opinión publicado en Valencia Plaza por Ángela García. Chief Business Officer de Fama – Cuatroochenta.