Artículos

La
_
tecnología,
_
aliada
_
estratégica
_
de
_
las
_
empresas
_
para
_
gestionar
_
la
_
sostenibilidad

Facility Management  ·  Podcast  ·  Sostenibilidad

El nuevo episodio del podcast ‘Cuidado con las macros ocultas’ analiza cómo el internet de la cosas, el big data o la inteligencia artificial se han convertido en tecnologías imprescindibles para garantizar la gestión de la sostenibilidad de las empresas.

Olas de calor interminables con temperaturas sofocantes en prácticamente toda Europa, Japón o Estados Unidos. Devastadores incendios en España, Grecia, Francia o Alemania. Y estado de sequía en muchos países del mundo, desde Inglaterra a China. Son algunas de las fotografías que dejó el pasado verano y que según advirtió el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas, forman parte de la “nueva normalidad” debido al cambio climático.  

Ciudadanía, gobiernos y empresas hace ya un tiempo que empezaron a tomar medidas para mitigar y frenar estos efectos. ¿Pero cómo mide y gestiona un negocio esas medidas sostenibles? ¿Cómo puede monitorizar la reducción de residuos, la huella hídrica o el consumo energético? La tecnología juega un papel clave en la gestión de la sostenibilidad en las empresas como una ventaja competitiva. El nuevo episodio del podcast de Cuatroochenta Cuidado con las macros ocultas pone el foco en todo ello preguntando ¿Puede la tecnología ayudar a salvar el planeta?

«Lo que estamos consiguiendo con el uso de la tecnología en el ámbito de la gestión del medio ambiente tiene mucho que ver con la gestión de los datos y la gestión de la información que nos permite tomar decisiones»

Santiago Molina, director General del Instituto Superior del Medio Ambiente.

La gestión de datos estratégica para lograr los criterios ESG

Aunque la sostenibilidad sea ya una de las principales prioridades para el negocio de muchas empresas, tan solo un 36% de las organizaciones disponen de métricas para cuantificar sus esfuerzos, según Google Cloud. Santiago Molina defiende que los datos son los que “permiten tomar decisiones y minimizar el posible error”. Pueden ayudar, por ejemplo, a anticipar consumos energéticos, a adaptar la temperatura de un edificio y, por tanto, a tomar medidas correctoras. En el caso de la economía circular, hay informes que destacan que uno de los retos más apremiantes es poder llevar a cabo ese tipo de mediciones.

La tecnología facilita la monitorización de los indicadores de sostenibilidad y la elaboración de informes periódicos para ajustarse a una normativa y unos consumidores cada vez más exigentes.

Conoce más detalles

Hoy en día existen plataformas tecnológicas que permiten gestionar de forma centralizada e integral todos los aspectos relacionados con la sostenibilidad. Este tipo de software permite obtener métricas y variables para monitorizar y saber si una compañía está logrando sus objetivos medioambientales y si lo está haciendo mejor que hace cinco o diez años, por ejemplo. Facilita, además, la elaboración de informes para ser más transparentes tanto por los requerimientos legales como por las exigencias de consumidores e inversores.

En este sentido, el responsable corporativo de Energía y Sostenibilidad de Renfe, Santos Núñez del Campo, afirma que «sin evaluaciones ni medición constante no podemos actuar”. Antes la gestión sostenible, asegura Núñez del Campo, “era reactiva para evitar una sanción o una multa”. “Ahora las dimensiones sociales, ambientales y económicas son atributos del ADN de la oferta y servicios de una empresa e incluso son ventajas competitivas”. En este sentido, uno de los artífices del perfil más verde del sistema ferroviario español explica en el podcast de Cuatroochenta cómo Renfe ha conseguido gestionar la sostenibilidad gracias a la tecnología.

«Todas las tecnologías que tienen que ver con la eficiencia y el ahorro energético son fundamentales. (…) Todas las tecnologías que tienen que ver con la sensorización, control de los consumos, con la gestión de los datos, con el big data, con la IA para gestionar esos datos y optimizar esos recursos son capitales»

Santos Núñez del Campo, responsable corporativo de Energía y Sostenibilidad de Renfe

¿Cómo pueden ayudar los gemelos digitales a la gestión del medio ambiente?

En la gestión de datos, también encontramos los gemelos digitales que se basan en la tecnología de los sistemas de información geográfica que permiten generar réplicas virtuales. Los digital twin son una representación visual de un producto, servicio o sistema que simula el comportamiento de su homólogo real. Sería como una réplica virtual de una máquina, un coche, una carretera, un edificio o incluso una ciudad. Se basa en la tecnología geoespacial de los sistemas de información geográfica, conocida por sus siglas SIG, para integrar datos y visualizarlos sobre un mapa geoespacial. Ese mapa puede ser en dos o tres dimensiones, utilizando por ejemplo herramientas de modelado de construcción BIM, es decir el Building Information Modelling. 

Un gemelo digital permite recopilar datos en tiempo real, y a través de la inteligencia artificial y el machine learning, analizarlos, monitorizarlos y generar predicciones.

Lo bueno de estas tecnologías es que pueden integrar todo tipo de datos desde el flujo de trabajo de una máquina o una fábrica, a la localización de vehículos, la ubicación de personas en una instalación, los árboles que hay plantados en un espacio o el consumo energético de un edificio. Toda esa información es útil para hacer simulaciones y predecir cómo funcionaría un servicio o un producto según explica Ángela García, la General Manager de FAMA, la plataforma tecnológica de Cuatroochenta para la gestión integral de activos e infraestructuras. García puntualiza que actualmente “no hay una tecnología estándar sobre los gemelos digitales y eso dificulta su adopción”.

Gartner predijo hace un par de años que en este 2022, 2 de cada 3 empresas que habían implementado internet de las cosas, habrían desplegado un gemelo digital en producción. Y un informe de Markets and Markets indica que el mercado de esta tecnología crecerá con una tasa anual del 58% hasta 2025.

«La implantación de un gemelo digital debe estar condicionada a las capacidades tecnológicas del activo y de las personas que vayan a manejar el modelo»

Ángela García, General Manager de FAMA

Está claro que el big data, el internet de las cosas, la inteligencia artificial y la tecnología en la nube, unidas a plataformas de software centralizadas, están ayudando a las organizaciones a cumplir con sus objetivos medioambientales, con una perspectiva legal, pero también económica y social. Sea como sea, como dice en el podcast Santos Núñez del Campo, “la digitalización, junto a la sostenibilidad, están llamadas a transformar la movilidad, la logística, el aspecto de las ciudades y las condiciones de trabajo”. Y todo ello, explica, generando una nueva gobernanza en la que la tecnología ocupa y ocupará un lugar estratégico.

Con una legislación cada vez más exigente y a las puertas de la entrada en vigor de la directiva europea sobre la información corporativa de sostenibilidad, la tecnología se ha convertido en una aliada estratégica de las compañías para gestionar la sostenibilidad.

Escucha el episodio