Artículos

«
Te
_
regalan
_
un
_
coche
_
al
_
comprar
_
un
_
patinete
»

Desarrollo app · Movilidad

Quizás era al revés, que el patinete lo regalan con el coche… Lo que está claro es que el vehículo particular va perdiendo valor y que la movilidad se redefine. Aliada con la tecnología, avanza hacia ciudades inteligentes: humanas, limpias y seguras. El papel de apps que optimizan procesos es clave.

El tratamiento que se le da al vehículo privado en los últimos planes de movilidad en grandes capitales europeas, y también algunas campañas de publicidad de coches, ponen en evidencia la necesidad de dotarlos de un valor añadido para continuar siendo útiles en el nuevo modelo hacia el que avanzamos, para el que se establecen nuevas reglas de convivencia en las ciudades.

Así, la tendencia parece ser que va hacia coches eléctricos, otros dicen que con pila de combustible. También se afirma que, no a mucho tardar, los veremos autónomos y, lo que ya es una realidad, la posibilidad de compartir coche o trayecto gracias a la intermediación de algunas apps.

El ejemplo es real, pero al revés, sí: la marca Skoda ofrece un patinete eléctrico (el móvil incrustado en el manillar hace de navegador) al comprar sus nuevos modelos. No es la única, Audi diseñó antes un Q3 de cuyo parachoques aparecía una plataforma con un superpatinete eléctrico con más de 12 km de autonomía y 30Km/h de velocidad punta. Incluso Lexus lo había intentado con levitación magnética…

La campaña El último kilómetro en patinete hace de la necesidad virtud. Cada día son más las ciudades que cierran su centro a la circulación de vehículos, nuevos y viejos, y solo pasajeros del transporte público, bicis o patinetes tienen el privilegio de pasar.

patinete eléctrico

La ciudad debe optimizar cada día más sus transportes y las personas necesitan disponer de su tiempo, para lo cual la tecnología es el socio perfecto.

No es de extrañar que estén apareciendo herramientas que integran en una única app o plataforma online la oferta general de las grandes ciudades para que el usuario pueda, de forma fácil, elegir el medio de transporte que mejor se le adapte según su situación. Para que lo haga muy rápido y sin perder tiempo, a ser posible del modo más ecológico y que le permita ahorrar dinero.

Dos clásicos además de Google Maps, son CityMapper (llega a recomendarnos hasta el mejor vagón al que subirnos para estar más cerca de nuestra salida) o Moovit (80 paises, 2.200 ciudades y más de 170 millones de usuarios). Aunque existen otras igualmente interesantes como la app RACC Trips que incluye la posibilidad de compartir todo tipo de vehículo y planificar trayectos entre varias ciudades. ¿Y quién no ha oído hablar de las plataformas de coches de alquiler por minutos con conductor tipo Cabify o Uber? Además están las plataformas oficiales como Metro de Madrid que, a la ventaja de contar con información de primera mano, incluyen servicios más específicos como comunicar avisos sobre limpieza.

Cuatroochenta está participando como socio tecnológico en proyectos con esa misma orientación en diferentes ciudades españolas. Así, para Metro Málaga hemos desarrollado una plataforma online que posibilita recargar y consultar el saldo de su tarjeta de viajes.

Moviltik permite ya pagar en más de 12 ciudades el parquímetro sin monedas, cómodamente desde el teléfono móvil y sin necesidad de estar pendiente de ir una y otra vez a renovar el ticket de la ORA. Y también está funcionando en parkings tradicionales.

EMT Valencia es una aplicación “intermodal” realizada para la empresa municipal de transportes de Valencia que permite al usuario tener un asistente personalizado en sus desplazamientos por la ciudad en transporte sostenible (autobús, metro, tranvía, Valenbisi, bici particular y a pie). Otro ejemplo de desarrollo es Subús de Vectalia, que gestiona el transporte urbano en 5 capitales.

Los responsables públicos y las empresas concesionarias son conscientes de los grandes retos que tienen por delante en este sentido, agravados por la tendencia de la población mundial a dejar el mundo rural y concentrarse en grandes urbes. Así, se espera que para el año 2050 casi el 70% de la población vivirá en áreas urbanas; solo las ciudades de China albergarán a 900 millones de personas. La tecnología va a ser clave para poder dar respuesta a todos los problemas que eso va a generar. En términos generales, las estrategias de las ciudades parece ser que se apoyarán en la electrificación, la autonomía y la conectividad. Aunque cada ciudad, en función de sus características, adoptará soluciones adaptadas.

Sin embargo, decantarse por unas u otras medidas no es fácil, pues en ocasiones obliga a repensar, por ejemplo, los sistemas de propiedad de las flotas de transporte. “El intercambio y la autonomía podrían canibalizar los sistemas de transporte público, y las ciudades podrían considerar si tiene sentido cambiar parcialmente la propiedad a proveedores privados de movilidad compartida”, afirma este estudio de Mckinsey.

La necesidad de más energía eléctrica también obligará a mejorar las infraestructuras y generar una red de carga, por ejemplo, para vehículos eléctricos.

Con todo, hay una tendencia clara: a medida que aumenta el uso de la tecnología y la movilidad el dato se convierte en el nuevo rey, para lo que son necesarios más sensores y más software que explote ese big data y ponga al ciudadano en el centro de toda la disrupción que se está produciendo.

felis ante. venenatis leo ut vel, venenatis, Praesent mi, suscipit ut accumsan